Isla Mujeres Mystery ~ Lynda L. Lock

Mi romance de cuarenta años con Lawrie Lock (Spanish version of yesterday’s blog post)

Scroll down to content

Normalmente se considera el paraíso como un lugar.
Para mí, el paraíso es una persona; mi esposo, compañero de aventura, viajero por el  mundo, amante y mi mejor amigo – Lawrie Lock. Nos conocimos en Junio del 1975, y para 1978, estaba completamente enamorada, mucho antes que él si diera cuenta que yo era mujer.
Estoy flotando en nuestra alberca de Isla Mujeres mientras planeo este artículo en mi mente, estoy mirando a Lawrie durmiendo en la recamara recientemente construida en la planta baja. Él está en la etapa final de “Rapid Onset ALS” o “Lou Gehrig’s Disease,” una enfermedad horrible que apareció en su cuerpo al final del año 2017.
´El está descansando en su cama estilo hospital que  se ajusta eléctricamente. Este hombre que ha tenido un rango de carreras diversas y negocios, es casi incapaz, solamente tiene el uso extremamente limitado de su brazo derecho. Su habilidad para hablar está disminuyendo rápidamente aunque su mente está activa y agudo todavía. También tiene dificultad para tragar. Su maldito cuerpo no hará caso a su mente.
Sparky, Lawrie y Max disfrutando un abrazo en el patio

 Construimos esta casa con las recamaras arriba nunca considerando que uno de nosotros no podría subir la escalera de caracol de 19 escalones al segundo piso.  Estuvimos muy orgullosos de poder subir y bajar la escalera una docena de veces o mas – haciendo cosas de la casa – sin cansarnos ni quejarnos de las articulaciones.
Nuestra recamara grande del segundo piso con su terraza amplia cubierta con techo de palapa fue nuestro escondite, nuestro nido.
Fue un lugar para disfrutar la belleza del Mar Caribe para platicar acerca de nuestro día , o quizás solo disfrutar una copa de vino y la comodidad familiar de estar cerca uno al otro. Hemos compartido este patio con nuestros gatos y perros; Tommy, Chica, Sparky, Perla, and Max.
 El lado de la familia de Lawrie

John Lawrie Lock nació el 3 de Marzo 1942 en Winnipeg Manitoba. Ha vivido la mayor parte de su vida en Columbia Británica.


Cada persona que conoce a Lawrie, mantiene una parte diferente de este hombre en su corazón – todos con memorias diferentes de cada etapa de su vida.


Sus padres John y Evelyn Lock, hermanos Linda Grierson y Richard Lock y sus familias.
Su hijo amoroso John, nietos Ethan, Evan, Caitlin y nuera Maia.
La familia de mi hermana Val 

Mis hermanas y sus familias en conjunto con las familias mezcladas de sobrinos y sobrinas, sobrinos nietos, sobrinas nietas.
Los viejos amigos, algunos a quienes Lawrie ha conocido desde que tenía 15 años. Los compañeros del trabajo que valoran su amistad y su perspectiva optimista de la vida.
Y los nuevos amigos que hemos descubierto desde  que nos mudamos a Isla Mujeres.
Cada persona piensa en imágenes diferentes de este hombre increíble con una sonrisa gigante.
Él tiene la habilidad para hacerte sentir que eres importante, que tus opiniones importan. Que tu eres su amigo.

Francia, Un tour de Europa en un Aston Martin
 Algunos lo recordarán como un hombre de carros, un hombre obsesionado con los carros clásicos, especialmente los carros temperamentales ingleses como los Aston Martin, Austin-Healey, Jaguar, Bently, y Triumph.
Otros lo recordarán como un voluntario bombero dedicado y asistente de ambulancia sirviendo por diecisiete años en Bowen Island en Columbia Británica.

Jefe de bomberos Lawrie Lock Bowen Island
Él fue Jefe de bomberos por los últimos seis años antes de mudarnos a la ciudad de Vancouver. Él también fue el representante del área para el Distrito Regional de Gran Vancouver a mediados de los años 1970 y el presiente para la cámara de comercio varias veces.
Algunas de sus multiples carreras incluyendo ser gerente  de algunas tiendas de negocios de la familia como Blink Bonnie Cosmetics, y Sight & Sound. Sight and Sound vendía instrumentos musicales, discos (sí 45’s y LPs), cámaras y televisiones. Sus familiares y él conocieron a celebridades como Bob Lummin, Conway Twitty, Ike and Tina Turner Bobby Curtola, Stevie Wonder, Roy Orbison, Lulu, April Stevens and Nino Tempo, Herb Albert and the Tijuana Brass, John Gary, Santiago. (Las estrellas muy famosas a mediados de los 1960. Chécalos en sus celulares inteligentes.)

También Lawrie fue el representante de ventas para Panasonic por la mayor parte de Columbia Británica a principios de 1970. Y trabajó para la compañía que cesó su actividad actualmente la tienda departamental Woodwards.  

En Prince George, él estaba encargado de la construcción y las operaciones de la mueblería Ron Newson.
Se mudó a Bowen Island en 1974 con su primera esposa Pat e hijo joven y era el agente en Chevron Oil y el encargado de la gasolinera en Bowen Island.
Cuando nos juntamos a principios del año 1980, él inmediatamente pensó en varios nuevos negocios para que empecemos.
Bajo del nombre Snug Cove Enterprises, éramos dueños de Rusty Duck Antiques, Howe Sound Freight, y un mini-almacén. Glen Wolfe fue el encargado del servicio de reparaciones de autos en nuestra propiedad rentada cerca del estacion de bomberos.
Lynda manejando el camión de Rusty Duck Antiques
Me junté con el departamento de bomberos de Bowen Island en 1980 como la primera, y la única bombera  hasta ahora.  ¡Nadie iba a pelear con Lawrie sobre mi participación al departamento porque el era un trabajador por mucho tiempo del departamento!
También obtuvimos contratos del Distrito Regional de Gran Vancouver por la colección municipal de basura en adición al contrato por el mantenimiento y desarrollo de Crippen Regional Park.
¡Sí, es correcto! Él y yo con un empleado mas, incluyendo a su hijo John durante sus vacaciones del verano, levantamos los botes de basura por 8 años en Bowen Island.
Mil paradas cada lunes por ocho años. ¡Con sol, lluvia, granizo o nieve!

Mientras los amigos adolescentes del hijo de Lawrie estaban disfrutando sus vacaciones muy tranquilas, el hijo John aprendió a manejar camiones grandes de basura, tractores cortagama y un barco de carga Sealander.
Lawrie también fue el gerente del proyecto para la nueva primaria de Bowen Island en ese entonces y completó otro proyecto grande de una escuela en Telegraph Creek en el norte congelado de la Columbia Británica en 1980.

En su tiempo “libre” a Lawrie le gustaba restaurar y pintar los carros clásicos como una manera de relajarse. Una vez, nos sentamos con un lapicero y papel intentando de hacer una lista, incluyendo la marca, el modelo y el año de los vehículos que tenía, pero nos rendimos cuando el numero total alcanzó las centenas.
En los años antes de las llaves con alarmas (para indicar donde está el carro) muchas veces saldríamos de un centro comercial perplejos en el estacionamiento preguntándonos que vehículo manejábamos ese día. ¿Un carro? ¿Un camión? ¿Un SUV? ¿Qué color? ¿Qué marca?

John and TR6

John heredó un poco del amor para los carros de su papá, siendo dueño de unos carros interesantes cuando era adolescente, un Chevy de 1955, una Barracuda, un Buick convertible grande y negro y un Triumph deportivo rojo TR6. 

Ahora John prefiere montar las motocicletas de Harely Davidson en vez de los carros. (No estoy segura quien está mas loco, Papá o hijo.)

En Vancouver, mientras yo era la supervisora del Centro de Control SkyTrain, Lawrie y yo decidimos vender nuestras varias compañías  en Bowen Island.
Entonces, él intentó su primera vez para jubilarse.
Su jubilación duró exactamente 26 días antes de que estuviera super aburrido y me estaba volviendo loca.
Luego, él consiguió un trabajo con Air Limo manejando una limusina gigante gris. El vehículo muy largo fue demasiado grande y pesado para los frenos. Lawrie siempre era un conductor muy bueno, anticipando problemas antes de que pasaran pero a veces ese maldito carro fue muy problemático.
Él me ha dicho un montón de historias cómicas que podrían llenar un libro sobre personas regulares celebrando eventos especiales incluyendo las travesuras de varias celebridades, conductores de carreras, estrellas del cine y músicos. Es un libro que no era una prioridad mientras lidiamos su crisis de salud.
Desde Vancouver, nos mudamos al interior de Columbia Britántica, al Valle Okanagan, cuando empezó a ser famoso por el vino, vino verdaderamente extraordinariamente malo.  Actualmente el valle tiene mas de cuatrocientas bodegas, algunas que consistentemente ganan premios internacionales.
15,000 galletas para los huéspedes!
Mientras vivíamos en la región de Okanagan empezamos un boutique premiado Castle Rock Bed and Breakfast, sirviendo desayunos muy grandes de cualquier cosa que querían los huéspedes y regalándoles galletas horneadas cada día. Él era el master chef. Mientras yo era la mesera torpe que olvidaba todo, momentos cómicos.
Cuando su hermana Linda y cuñado Richard Grierson se mudaron al Valle Okanagan en 1994 nosotros 4 empezamos la cervecería Tin Whistle Brewing Company, que actualmente existe todavía, preparando “ales” del estilo de Inglaterra.
Junto con Lawrie, contratamos a su hijo John y al sobrino Jim Stansfield para ser nuestros representantes de ventas para nuestros productos. Richard, Linda, Lawrie y yo hicimos todo que teníamos que hacer: la contabilidad, preparando la cerveza, embotellando, la venta de la tienda, publicidad, limpieza, pedidos, festivales de cerveza, pruebas de tiendas de licor, y, y, y… Hasta que sus padres de ochenta años estaban pegando las etiquetas en las botellas.

Ales mas Kiler Bee en adición a Durazno y Crema
Para promocionar nuestra cervecería asistimos al Festival de Cerveza en Victoria en 1995. Lawrie estaba tan emocionado sobre el evento que le sugirió a nuestra buena amiga Donna Briggs que Penticton necesitaba un festival de cerveza. 

Donna y Lawrie combinaron sus energías y realizaron la idea. Lawrie estaba en la junta directiva por varios años.
La junta directiva que es muy capaz permite que siga el festival año tras año. El Festival de Ale Okanagan está celebrando su festival numero veintidós o veintitrés.
Lawrie limpiando los drenajes en la cervecería

Eventualmente, nos dimos cuenta de que ser dueños de una cervecería fue una experiencia de aprendizaje muy intensa, con muchísimo trabajo físico. Físicamente, movimos, cargamos, y cambiamos de lugar muchas  toneladas de grano y botellas y barriles. Nosotros, los 4 socios Lawrie, Richard, Linda y yo, teníamos entre los finales de los cuarentas hasta a mediados de los cincuentas. ¿Qué diablos estábamos pensando? Por fin, nos pusimos inteligentes y vendimos la compañía en 1998 a su dueño actual.

Todavía Lawrie no pudo aceptar la jubilación, así que su próxima carrera era ser gerente de restaurantes en el área de Penticton. Primero fue Villa Rosa, luego lo contrataron para ser gerente de Magnum’s on the Lake, y finalmente lo contrataron para ser el gerente general de Hillside Estate Winery y The Bistro en el distrito de vino actualmente famoso de Narmata Bench.
Mientras él estaba ocupado con los restaurantes, regresé a la industria de hospitalidad, siendo gerente en los hoteles.
El ultimo trabajo de Lawrie fue en 2008. Era el Director de Operaciones para una urbanización de condos y hotel, el Skaha Beac Club que fue propuesto para la parte del sur de Penticton. Entonces, la crisis económica llegó a los Estados Unidos y los fondos para los proyectos desaparecieron por todo el mundo.

Estuvimos en México en ese entonces disfrutando 3 meses sabáticos de nuestros trabajos en Canadá, experimentando la vida en nuestra nueva casa de la playa.

Septiembre 2007- Patricio Yam, las llaves de nuestra casa


Él recibió una llamada de su jefe que era un buen amigo también.

“No tengas prisa para regresar a Canadá.” El hombre dijo, “Mi proyecto está muerto. Diviértete y regresa cuando estés  listo.”
Nos encogimos de hombros, no estábamos preocupados. Él tenía 67, yo tenía 58. No teníamos deudas.
Regresamos a Canadá el 10 de Marzo, saliendo de un país soleado y caloroso, llegando a nieve hasta las rodillas.
Lawrie me miró y dijo, “Por qué estamos haciendo esto?”
“¡No lo sé!” repliqué con una sonrisa grande.
Agosto 2018-Lawrie y John compartiendo un buen single malte

Y aquí estamos. Durante los últimos cuarenta años hemos viajado entre treinta y cuatro y treinta y cinco países – dependiendo de quien está contando.

Tenemos familias fuertes y amorosas y amistadas profundas de apoyo que me sostendrán a pesar del hueco grande y negro que me dejará en mi universo por su fallecimiento eventual.



Amaré a este hombre hasta mi ultimo respiro.
Paris con el hombre a quien amo

“La vida no es un viaje a la tumba con la intención de llegar a salvo en un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien patinar al costado, completamente agotado, totalmente desgastado, y proclamar en voz alta: ¡WOW– ¡Qué paseo! “
Advertisements
%d bloggers like this: